Teresa y Fernando

Una pareja ocupadísima, pero muy eficiente.

Celebraron la ceremonia de la boda en su chalet con el dolor de cabeza y trabajo que ello conlleva, pero supieron afrontar este reto con la mayor de las sonrisas. Unos novios excepcionales y que pusieron en todo momento al mal tiempo buena cara.

novia boda en coche con ramo     novios boda con niño pequeño

A pocas semanas de la ceremonia, estaban realizando obras en el chalet. Fui personalmente a visitarlo varias veces y me preocupaban varios aspectos como la iluminación, el espacio, el césped… pero tuvieron todo bajo control y finalmente el entorno pareció sacado de un cuento de hadas.

muro con letras   plantas en escalera

He de decir que durante el montaje de la ceremonia empezó a llover y, a pesar de los nervios propios de la boda, el novio estuvo atento en todo momento a todas las personas que estábamos trabajando allí para que todo saliera perfecto.

Dicen que “boda lluviosa, novia dichosa”, y este refrán no pudo estar más presente en aquella ocasión, ya que cayó el diluvio universal. Aun así, acabó por salir el sol y finalmente pudo celebrarse una boda muy emotiva.

novios boda exterior    novios boda exterior

La temática de la boda eran sin duda las margaritas, la flor preferida de Teresa. Algo sencillo y silvestre, aunque sin dejar de ser elegante: una decoración muy acorde con la personalidad de esta maravillosa pareja.

Estamos muy felices de haber podido formar parte de este día; sin duda, nuestro equipo nunca olvidará esta boda pasada por agua, y menos aún la actitud de estos novios tan fantásticos, siempre tan atentos y con una sonrisa enorme.

Desde aquí deseamos de todo corazón a Fernando y Teresa que sean muy felices en esta nueva etapa. Gracias por haber afrontado este reto con tanta ilusión, sois una pareja verdaderamente excepcional.

   exterior alfombra roja y escaleras blancas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *